viernes, 24 de marzo de 2017

Dos velas para el diablo



Dos velas para el diablo
Autora: Laura Gallego García
Editorial: SM
ISBN: 978-8467-5411-75
Número páginas: 414
Fecha de publicación: Junio de 2014
Precio: 17,50€





Sinopsis:

Hoy día, 
ya nadie cree en los ángeles. 
Sin embargo, 
hay gente que si cree en los demonios. 
Pero los ángeles existen
 y han existido siempre. 
¿Qué cómo lo sé?
Porque mi padre era uno de ellos.
El problema es que, 
cuando los ángeles te dan la espalda,
¿en quién puedes confiar?


Opinión personal:

Un aplauso a Laura Gallego por una vez crearnos un mundo de fantasía.
Un mundo aparentemente humano donde conviven ángeles, demonios y fantasmas perdidos o vinculados a un lugar o a un enlace vivo.
Una historia sobre la mitología de los ángeles y de los dioses.
La competitividad de Eros y Tanatos es el amor y la muerte.
Nos habla del libro de Enoc y de sus relatos sobre el origen de los tiempos.
Cuenta la historia de Cat, que con solo 16 años busca vengar la muerte de su padre y sin quererlo acaba descubriendo más sobre su origen y de los orígenes de la humanidad de lo que quisiera.
Ángeles y demonios enfrentados entre sí desde el principio de los tiempos pero que se acuestan para engendrar hijos humanos aunque esto les este prohibido.
Al vivir cientos de años se les olvida cosas importantes de su vida incluso llegan a confundir algunas, pero aún así los demonios tienen en mente un gran proyecto que podría acabar con la especie humana sin dejar rastro sobre la tierra.


Citas del libro:

''El futuro -afirma con gravedad- es como un río, tan ancho y poderoso que no se puede cambiar ni invertir su curso. Sin embargo, al mismo tiempo está formado por multitud de pequeños afluentes que sí podemos desviar. Puedes cambiar tu futuro, porque muchas de tus acciones solo dependen de ti. Pero no podrás modificar el destino de toda la humanidad''.


''Las relaciones de cualquier tipo implican emoción, y eso deja en nosotros una huella más duradera. 
Recordamos haber amado y haber odiado, tenemos una vaga idea de cómo sucedió aquello, pero los nombres, los rostros, las fechas y los detalles se borran de nuestra memoria con muchísima facilidad.
Por fortuna, las emociones permanecen. De lo contrario, nuestra propia personalidad, forjada a lo largo de eones de experiencias, se disolvería junto con nuestros recuerdos''.


''Dicen que perder la memoria es como volver a nacer. Olvidas tu pasado y comienzas a construirte otra vida, otra historia, otra identidad. Puede que incluso con un carácter y una forma de ser diferentes, pese a que conserves, en mayor o menor grado, el recuerdo de las emociones vividas''.


1 comentario:

  1. ¡Gracias por pasarte por mi blog! Me quedo por aquí :) Un saludo

    ResponderEliminar